Vuelve la Selección, casi 200 días después


Pasaron 198 días de la última vez que la Selección jugó y consiguió ese triunfazo en Lima, ante Perú. Pasaron más de seis meses y en ese tiempo la pandemia dio un respiro, se pensó que la batalla estaba ganada y volvió el encierro, a la espera de la vacuna y la inmunidad de rebaño. En ese espacio de tiempo pasaron cosas trascendentes en la historia de nuestro fútbol, y la más importante es que ya no está más físicamente Diego Armando Maradona, que partió el 25 de noviembre.

Hoy (si la FIFA lo autoriza) se dará un emotivo homenaje, con el otro Diez fantástico e histórico dentro del campo de juego, ese Lionel Andrés Messi que llegará a los 143 partidos con la camiseta que tanto ama y en la que está muy cerca de convertir un nuevo récord, de ser el jugador con más presencias de la historia.

Mirá también

Será una noche distinta en Santiago del Estero. No será una noche más por lo externo, por jugar sin gente, pero también porque la Selección vuelve a disputar un partido por los puntos. Y en medio del Covid-19, la Copa América que pasa de sede en sede, la incertidumbre, hay un encuentro por los porotos con el objetivo más importante que tiene este grupo: sumar de a tres para seguir en el lote de arriba de la tabla, para que no se repita la angustiosa clasificación en Quito 2017, para pensar en Qatar 2022 con menos tensión…

Mirá también

Messi está concentrado. En estos casi 200 días desde un partido a otro mucho cambió en su humor, en su vida. En aquel momento, venía a la Selección en busca de paz, de terminar con los cortocircuitos en el club. Eran tiempos en los que el Barcelona era una olla a presión, que perdía más de lo que ganaba, donde el presidente era Josep Bartomeu, que se hablaba más de problemas económicos y burofax que de refuerzos y de proyectos.

Mirá también

Hoy la realidad es otra: Messi recuperó la paz en la Ciudad Condal, tuvo una campaña de menor a mayor, como le contó a Olé, el título de la Copa del Rey fue “un punto de inflexión que cortó un par de años de sequía”, terminó la temporada con su octavo Pichichi y está más relajado, en un momento casi ideal. Es verdad que aún debe resolver su futuro, que aún falta que Joan Laporta, el nuevo presidente del Barsa, le eleve la oferta formal, pero todos los caminos conducen a que el Diez siga viviendo un par de años más (al menos) en su casa de Casteldefels. Y que ahora compartirá más tiempo con su amigo el Kun Agüero, quien ya estampó la firma con el Blaugrana y espera ansioso que Leo rubrique su autógrafo…

Mirá también

El equipo para Chile

Scaloni entiende que la Selección debe continuar en este proceso de crecimiento. Y el entrenador, más allá de sostener una base, hará debutar a dos futbolistas (Emiliano Martínez en el arco y Cristian Romero en la zaga) en un duelo de Eliminatorias, agrandará la estadística que dice que en 26 partidos de su ciclo ya serán 34 los jugadores que tuvieron su bautismo con la celeste y blanca. Y siempre con la misma premisa, armar una formación que potencie a Messi y no que dependa de él. Entonces, esta vez lo rodea con tres ofensivos a su lado, como Lucas Ocampos, Lautaro Martínez y la vuelta a la titularidad de Angelito Di María, pero lo respalda con dos volantes de quite, pero de mucho juego como el tándem De Paul y Paredes…

Mirá también

Cómo llega la Selección, fue la consulta de Olé a Lionel Scaloni en la conferencia previa al partido. Y el DT mostró las cartas: “Estamos bien, hemos podido entrenar y llegamos confiados, con una idea clara y sabiendo que el rival es difícil, complicado. Sabemos bien lo que tenemos que hacer”, resumió el entrenador, esta vuelta al mundo de la Selección en casi 200 días.

Mirá también



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.