Ver a la Selección sin Messi


Nadie va a caer en la ridiculez de decir que si la Selección juega con Messi o sin Messi es lo mismo. No lo será ni para los rivales, ni para los compañeros, ni para el observador neutral, si los hay; no lo será para el espectáculo ni para el interés mundial que convoca a los fans que Leo se ha ganado por todo el planeta.

Pero decíamos días atrás que esta vez, con Argentina ya clasificada y Leo en proceso de recuperación del Covid y de recomposición de empatía con el PSG, había que considerar la conveniencia de no convocarlo. Y así fue: no estará en esta doble fecha con la celeste y blanca.

Leo, en la práctica del PSG (prensa PSG).

Leo, en la práctica del PSG (prensa PSG).

Ver a la Selección Argentina sin Messi será toda una experiencia, que merece ser transitada. Durante años se remarcó, con un sesgo crítico, que Argentina era messidependiente.

Mirá también

Y uno de los grandes avances de la Selección que ganó la Copa América fue que, a la vez que se agigantaba el liderazgo de Leo en el grupo (su ascendiente y su asunción de responsabilidades como guía de los más jóvenes), en el desarrollo del juego se invertían las cargas.

Ya no tenía que ir a buscar y pedir todas las pelotas él, ya varios se convertían en opción de recepción cuando alguien la traía, ya el que la llevaba no sentía la obligación de dársela aunque tuviera mejores resoluciones posibles. Argentina se convirtió en un buen equipo más Messi, y no en un equipo en el que si el juego no pasaba por el 10, no pasaba por ninguna parte.

La lista de la Selección, sin Messi.

La lista de la Selección, sin Messi.

Será entonces un buen momento para ver, ante rivales que se juegan parte importante de sus chances de estar en Qatar, cómo se sustenta una idea de juego sin el supercrack, sin el mejor de todos, sin el que resuelve por sí solo y parece tener siempre las respuestas a todas las preguntas.

Mirá también

Será bueno verlos, ver a los que también se están jugando sus últimas fichas para quedar dentro del plantel que va al Mundial. Ver cómo responden todos sin el faro encandilador de su capitán cargando todas las presiones en su espalda.

Y será bueno ir a apoyarlos, porque si no, los “messidependientes” no serán los demás jugadores, sino que seremos nosotros, los hinchas y los periodistas.



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.