su fanatismo por los fierros y el TC


Los festejos por los 25 años de Olé siguen. Esta vez, nos dimos el lujo de charlar mano a mano con el DT de la Selección Argentina, Lionel Scaloni, mientras se prepara para la doble fecha de Eliminatorias ante Chile y Colombia, además de la Copa América. Durante la extensa nota, el entrenador tocó todos los temas: incluido su fanatismo por los fierros, algo que lleva consigo desde que era chico e iba a ver el Turismo Carretera con su padre.

El DT de la Selección, fana de Ford.

El DT de la Selección, fana de Ford.

-¿Qué recordás de aquellos fines de semana de TC?

-Yo iba con mi viejo, mi tío y mi hermano. Desde que tenía diez o doce años hasta que llegué a jugar en Primera en Newell’s, iba a todos lados. Soy fanático de Ford de toda la vida. Íbamos a las carreras en Bolívar, Santa Teresita, La Plata, Balcarce, Junín… Y dormíamos así, en un motorhome o en el camión de mi viejo. Recuerdo que fue en Junín, sí en Junín, que nos quedamos dormidos afuera, cayó el hielo, la escarcha y nos morimos de frío. Es una época que recuerdo mucho. Ver el TC, a esas bestias corriendo…

Mirá también

-¿Y qué piloto te gustaba? ¿Sos seguir el TC ahora o ya no?

-Sigo igual, soy fierrero de toda la vida. Mi época era la del Ford de Lalo Ramos, del Gurí Martínez, siempre apoyando a ellos. Era muy fanático de verdad. De hecho, si me preguntás algo de los motores de la época, yo explicaba bien lo que eran. El Ford tenía el caño de escape a la derecha, el Chevrolet a la izquierda… Reconocía mucho de todo eso. Siempre me gustó.

-¿Sos más fanático del TC que de otra categoría?

-Sí, soy un fanático en sí del Turismo Carretera, para mí es la pasión de Argentina, la cultura nuestra de ir a ver las carreras, pasar el finde con la familia, el asado, ir en carpa, en el motorhome, con el auto y la casa rodante enganchada atrás. Yo viví un montón de eso, íbamos casi todos los findes. Una vez jugué en Rosario contra Huracán en Reserva un sábado, terminó, agarramos el auto y nos fuimos a Santa Teresita, donde se que corría el TC. Ocho o nueve horas, viajando de madrugada para llegar, ver la carrera y pegar la vuelta, porque al otro día había que entrenar. Pero me apasiona, me apasiona… Últimamente no puede ir por todo esto, pero me apasiona.

Mirá también

-¿Y te subiste a un auto? ¿No te generó todo eso la inquietud de correr?

-Si soy soy fierrero de chiquito es porque mi viejo siempre estuvo atrás de los autos, de los camiones, del taller y todo eso. Y siempre fui un apasionado de la velocidad, aunque últimamente dejé de tener autos de velocidad, porque te vas haciendo grande, vas teniendo hijos y la verdad es que pensás mucho más en todo eso. Pero de pibe era un loco, no valoraba estas cosas, siempre buscaba los autos rápidos. He tenido la posibilidad de estar cerca de los coches, de ir a ver las tiradas del Ford de Lalo Ramos y de Walter Hernández en esa época, me apasionaba realmente. Es la categoría que mueve a los argentinos.

Mirá también

-¿Y hoy a quién seguís?

-A Mariano Werner. A mí siempre me gustó el Gurí, que es la bandera de Ford de los últimos años. Pero ahora está Mariano, que son de la misma ciudad. También siempre me apasionó cómo piloteaba De Benedictis, Johnny De Benedictis. En esa época los autos no tenían control de tracción y él salía de costado en todas las chicanas. También viví los últimos años de Pincho Castellano y su Ford naranja. Son épocas que no sé si se van a volver a repetir, porque los coches eran muy distintos a los de ahora. Esos tipos sí que manejaban, el Flaco Traverso mismo… Te hacían divertir.

Mariano Werner celebrando su triunfo en San Nicolás, en marzo de este año.

Mariano Werner celebrando su triunfo en San Nicolás, en marzo de este año.

Los videos de Scaloni con Olé

Mirá también

Mirá también

Mirá también



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.