Scaloni, un DT que respeta los momentos


A Scaloni le hemos objetado que era un técnico sin experiencia como para hacerse cargo de la Selección Argentina. Él no podrá cambiar que llegó a ese codiciado lugar sin haber dirigido clubes, aunque a estas alturas ya podríamos considerar que lleva tres años de recorrido como DT de la mayor, como recordó Messi cuando le dio el mérito de este título, y que antes había integrado del cuerpo técnico de Sampaoli, Mundial 2018 incluido.

Esa ya es mayor experiencia en selecciones que la de los mejores candidatos que teníamos, recibidos con honores en clubes pero sin haber estado nunca en combinados nacionales, toda una metodología de trabajo diferente.

Mirá también

Scaloni da indicaciones a Palacios y Pezzela, dos de sus cambios en la final (EFE / Sebastiao Moreira).

Scaloni da indicaciones a Palacios y Pezzela, dos de sus cambios en la final (EFE / Sebastiao Moreira).

Y entre los de gran trayectoria, habría que ver cuántos tienen la flexibilidad que mostró el novato para no casarse con los jugadores de su propio gusto y respetar los mejores momentos de otros. Llegaba a esta Copa América con un equipo base: si estaban todos bien, jugarían Armani; Montiel o Foyth, Martínez Quarta, Otamendi y Tagliafico; De Paul, Paredes y Lo Celso; Messi, Lautaro y Nico González.

Pero, entre avatares como los Covid positivos, lesiones, sobrecargas, y un cuidado seguimiento en sus ligas de la evolución de los futbolistas observados, terminó poniendo de titulares en la final a Dibu Martínez, Cuti Romero, Acuña y Di María, además de haber elegido en varios pasajes del torneo a Molina y Guido Rodríguez.

Nada de «los 11 de memoria»: una base de 15/16 jugadores confiables, como lo describió el Turco Mohamed en una de sus columnas en Olé, un intocable que no sale nunca y adentro los que están mejor, sin empecinarse con ninguno.

Mirá también

Difícil cuestionar la formación para enfrentar a Brasil, y hasta ya se ve mejor la lectura de partidos (en los dos últimos) para hacer cambios durante el juego, algo que también se anotaba entre los déficits de Scaloni.

Llegó sin experiencia, sí. Y hace camino al andar.



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.