Para Messi, un tiro libre es un penal


Argentina festejó 3-0 contra Ecuador, resultado que lo deja en semifinales contra Colombia, partido que se jugará el martes próximo. La Selección llegaba con buenos primeros tiempos pero segundos parciales en los que sufría. Hasta estos cuartos de final, en los que, si bien hubo momentos de zozobra, en general el equipo dominó. Pero hubo una jugada polémica que en otro contexto habría hecho explotar el estadio de Goiania.

Mirá también

Ya con el 2-0 consumado, 43 minutos del segundo tiempo, Angel Di María recibió y encaró la diagonal hacia el área con una velocidad que en el parcial resultó clave. ya entrando al área, el jugador del PSG cayó por foul de Piero Hincapié, central de 19 años de Talleres de Córdoba, que recibió amarilla luego de que el árbitro Wilton Sampaio marcara el penal.

De primera vista, pareció acertada la decisión del brasileño, no obstante lo cual el VAR lo llamó. Y ahí fue el referí, a ver el monitor para chequear la jugada. Con la cámara lenta se apreció nítidamente que Hincapié tomó a Di María fuera del área, pero también pareció que lo soltó ya en la línea. O sea, pareció penal. No para Sampaio, que volvió sobre sus pasos y cobró el tiro libre.

Mirá también

Muy mal negocio para Ecuador resultó. Porque, al no haber sido penal, el foul pasó a convertirse en generador de una tarjeta roja por último recurso, así que el joven de 19 años se marchó a las duchas. Y Messi tenía un tiro libre a pedir de su zurda.

Así le pegó Messi (EFE).

Así le pegó Messi (EFE).

Al cabo, el capitán acomodo la pelota corriendo hasta el pasto que estaba suelto. Por las dudas, el arquero Hernán Galíndez mando a un compañero a acostarse detrás de la barrera, estilo «cocodrilo», para que la bola no se le colara por abajo. La estrategia del ataque fue mandar a tres jugadores (Nicolás Otamendi, Lautaro Martínez y Marcos Acuña) en el «arrugue de barrera». La pelota estaba del medio a la izquierda mirando hacia el arco. Leo, de zurda, y con una comba de adentro hacia afuera, la puso casi en el ángulo, evadiendo con ese disparo preciso el esfuerzo del arquero ecuatoriano.

Mirá también

Entonces, de penal y amarilla, se pasó a tiro libre, roja y gol. Como se decía antes, penal-gol, es gol, con Messi debería ser: penal-tiro libre, es gol. Aunque… ¿qué habría pasado si el partido hubiese ido 0-0 con el penal anulado?



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.