Nuestro Maracanazo


Si un cuarto de los argentinos no había visto un titulo de la Selección, si algunos eran muy chiquitos cuando en 1993, Argentina levantaba la Copa América en Colombia, ni hablar si hay que remontarse a la historia del Maracanazo. Porque para que haya sido «Nuestro Maracanazo» es porque existió uno antes…

Argentina mató en un tiro más de dos pájaros. Se sacó tanta bronca contenida, tanta final perdida, tantos equipos y cracks frustrados sin levantar una Copa. Y ahora no sólo cortó esa racha imposible de 28 años sin ganar, sino que ese tomó revancha de la semifinal de la Copa de 2019, cuando Brasil nos eliminó del torneo (con ayuda del VAR y todo). Cuando todo eso ademas, se da en el Maracaná…

Nuestro Maracanazo. Messi ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Messi ambientado en los 50.

EL PRIMER MARACANAZO

El Mundial de 1950 se jugó en Brasil. Y para ese torneo, construyeron en un año el Maracaná. Esa Copa del Mundo fue la única que no tuvo una final. Los que se clasificaron luego de la primera ronda, jugaron un cuadrangular. Al llegar a la úlitma fecha, quedaron Brasil y Uruguay con chances de salir campeones. Es más, los brasileños daban la vuelta con el empate.

Nuestro Maracanazo. Rodrigo De Paul ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Rodrigo De Paul ambientado en los 50.

Brasil arrancó ganando aquel partido pero los uruguayos, de mano de Obdulio Varela, lo dieron vuelta y ganaron 2-1. Más de 250 mil personas (sí, en esa época la capacidad era mucho mayor ya que no había tantas normas y controles como ahora) lloraron por la derrota. Es más, a Uruguay, la Copa se la dieron casi en un costadito de la cancha. Aquel día nació el Maracanazo.

Nuestro Maracanazo. Di María  ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Di María ambientado en los 50.

AHORA EL NUESTRO

Quizá no se tenga aún ni idea de lo que se logró con este título. Si bien para los brasileños, que vienen dulces a la hora de los títulos, no significó lo que hubiera sido para los argentinos una caída más, tampoco es que les puede caer bien perder en su casa.​

Nuestro Maracanazo. Dibu Martínez  ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Dibu Martínez ambientado en los 50.

Por eso el llanto de los jugadores, la tristeza por no poder ganar en su casa nuevamente y que justo haya sido contra Argentina. Tal es así, que Neymar y Thiago Silva, en la previa, demostaron su disgusto porque había muchos brasileños que se preferían que Messi y compañía tuvieran su vuelta olímpica.​

Nuestro Maracanazo. Lautaro Martínez  ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Lautaro Martínez ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Guido Rodríguez  ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Guido Rodríguez ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Paredes ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Paredes ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo.  Tagliafico ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Tagliafico ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Lo Celso ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Lo Celso ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. EL Papu Gómez  ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. EL Papu Gómez ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Otamendi ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Otamendi ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Acuña ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Acuña ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. El Kun Agüero ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. El Kun Agüero ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Nico González ambientado en los 50.

Nuestro Maracanazo. Nico González ambientado en los 50.



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.