Messi es un ídolo universal


Muchos ni habían nacido, otros quizá no tengan el recuerdo tan fresco, pero Italia 90 fue un escenario terriblemente hostil para la Selección Argentina.

Aunque en declive, teníamos al 1 del mundo, éramos los campeones defensores del título y nuestro capitán y emblema había puesto patas arriba el orden de las cosas, peleándoles y ganándoles, con el Napoli del Sur pobre, el protagonismo y los títulos a los grandes del Norte poderoso.

Mirá también

A Argentina le silbaban el himno en todas las canchas para hacer calentar a Diego. Hasta que le tocó ir a Nápoles, tierra en la que el Diez era adorado e idolatrado. Se escuchó con respeto nuestra canción patria y los napolitanos lamentaron la derrota italiana pero los confortó que el ganador hubiera sido Maradona.

A veces, los argentinos necesitamos enterarnos de cómo el mundo admira a uno de nuestros genios para tomar dimensión de su grandeza. Nos pasó con artistas y científicos.

Mirá también

Que gente apasionada por el fútbol como los brasileños exponga al mundo en las redes su deseo de que Argentina le gane una final ¡a Brasil! y ¡en Brasil! nos ubica en un escenario que al revés, suena imposible. Y allá es posible por Messi. Él nunca jugó en Brasil, pero quieren verlo cumpliendo su sueño de ganar un título con su país.

Un niño afgano de cinco años con su camiseta firmada por Messi (AP Photo / Rahmat Gul.

Un niño afgano de cinco años con su camiseta firmada por Messi (AP Photo / Rahmat Gul.

Ya nos lo contó Germán Cano, goleador argento del Vasco Da Gama: sus propios compañeros del equipo se lo dicen. Ya lo definió con gran nobleza Tostao, crack del campeón mundial del 70, al que muchos consideran el mejor equipo de la historia: “Brasil le reconoce su juego maravilloso, talento y carrera ejemplar”.

No estará mal asimilar la magnitud universal de la idolatría de Messi, cuyo perfil sencillo lo hace querible hasta para su máximo adversario, mientras acá no dejamos de contarle las costillas



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.