La bici, un escape para Scaloni


Los festejos por los 25 años de Olé siguen. Esta vez, nos dimos el lujo de charlar mano a mano con el DT de la Selección Argentina, Lionel Scaloni, mientras se prepara para la doble fecha de Eliminatorias ante Chile y Colombia, además de la Copa América. Durante la extensa nota, el entrenador tocó todos los temas, incluyendo su cable a tierra: andar en bicicleta, un «escape» para él.

¿De dónde viene el gusto de Scaloni por salir a andar en bici?

¿De dónde viene el gusto de Scaloni por salir a andar en bici?

-Hablando de pasiones, además del fútbol ahora te conocemos otra: la bicicleta.

-La de la bici sale de escapar de la locura que genera dejar de jugar al fútbol. Vos dejás de jugar al fútbol y estás hecho pedazos. A nivel físico también, porque lo que sucede con la mayoría de jugadores que han jugado a ciertos niveles por muchos años, es que cuando dejás tu físico y tu cuerpo te piden que te sigas entrenando. ¿Y qué pasa? No estás para entrenar máximo nivel. Te vas a jugar un partido con tus amigos y al otro día te cuesta, eh.

Mirá también

-¿Y cómo apareció la bici?

-De repente, un día yendo al colegio de los nenes allá (en Mallorca), me encontré con Carlos Moyá, que es el entrenador de Rafa Nadal y lleva sus hijos al colegio donde van los míos. Y me dijo: «vente un día a andar en bici». A mí me había pasado que en las pretemporadas de julio, pasaban el tour de Francia, y eso en Europa es cultura. Mis compañeros se ponían a ver eso y yo decía: «estos tipos, ocho horas arriba de la bici…». A mí no me gustaba. Pero resulta que acepté la invitación, llevé al Caño Ibagaza incluso, que se había retirado en la misma época y… La verdad es que la primera vez que agarré la bici, al otro día no me podía mover, me dolía todo. Claro, me dolía todo porque yo nunca había hecho bici, pero estaba intacto de lo que era la rodilla, el tobillo, porque no tenés impacto. Entonces, dije: «mirá qué buen deporte».

Mirá también

-Y no paraste más…

-Me fui comprando otras bicis, le vas agarrando el ritmo y te das cuenta que es un deporte que no tiene ninguna contraindicación y que sólo tiene beneficios. Quemás calorías, te entrenás contra vos mismo porque vas vos solo ahí arriba, entonces, vos te conocés el nivel, tu ritmo, hasta dónde podés llegar. Pero lo que tiene de bueno, es que vos hoy hacés dos horas, pero al otro día podés hacer otras dos horas, quizás a un ritmo menor, cambiado las marchas, pero lo podés hacer. Y eso te mantiene vivo, te mantiene bien.

-Además, hace bien a la cabeza.

-Sí, claro. De hecho, yo a todo el cuerpo técnico lo tengo así, ahora todos tienen bici. Ayala tiene, Samuel y Aimar también. Y claro, para nosotros de verdad es un buen escape y una buena solución. Y para cuando dejás de jugar, en ese momento tan chocante, yo tuve la suerte de encontrar esta solución, que no digo que sea mi pasión, pero que sí que me ayuda a estar tranquilo, a bajar lo decibeles, a decir: «bueno, me entrené, mi día en parte está hecho». Antes, cuando jugaba, me iba a la mañana a entrenar, cuatro o cinco horas, volvía a mo casa, descansaba y ya pensaba en el entrenamiento del otro día. Después, eso te falta, no tenés qué hacer a la mañana o a la tarde. Había que buscar un escape y a mí me pegó por esto.

Mirá también

-¿En el predio de AFA tenés un circuito para hacer? Por ejemplo, el Loco Bielsa tenía uno para correr…

-Lo hice una o dos veces, por el predio 1, el predio 2… Lo que pasa es que hay tanta gente trabajando, que ya me pasó una vez con el famoso accidente, que dije: «Lo voy a obviar». Por eso ahora me traje el rodillo, para hacer bici en el gimnasio. Es una base y es como andar en bici real, con cambios y todo, pero no salís. Imitás todo los circuitos que querés, si vos hacías el Tour de Francia, con una aplicación lo hacés igual pero estando en tu casa o acá el gimnasio. Es espectacular. No tenés el aire, no tenés nada, pero lo hago acá y por lo menos tengo el día un poco hecho.

Mirá también

-¿Y la bici la usás para tu vida cotidiana o sólo para entrenar?

-Hoy a todo lo que está cerca, voy en bici. Antes, para mí 10 km en bici era una locura. Ahora lo hacés, cinco km de ida y de vuelta, no es nada y es mucho más cómodo. Con el carril que hay, con las comodidades que hay… Es el futuro. Hoy está la bici eléctrica también. En uno, dos o cinco años el 90 por ciento de las bicis van a ser así. Entonces, pude andar una persona de 20 años y también una de 75, con la ayuda de la electrónica, que se va a entrenar con diferentes niveles, pero va a poder ir al lado tuyo subiendo una montaña. Es algo maravilloso. Ya estoy pensando que en una cierta edad, voy a poder seguir haciendo bici.

Para el DT de la Selección, andar en bicicleta es un "escape".

Para el DT de la Selección, andar en bicicleta es un «escape».

-¿En la calles de Mallorca, cuando vas en bici, la gente te reconoce? Acá sería más díficil que puedas hacerlo…

-Sí, me reconocen porque yo jugué ahí. No sé si saben que estoy entrenando, algunos me reconocen sólo porque jugué ahí, otros me preguntan qué hacés de tu vida… Mallorca es bastante especial. El mallorquín no invade, es muy tranquilo. Pero cuando voy a mi pueblo, por Pujato, por Casilda, también lo hago. Salgo por ahí, por Coronel Arnold, hay una ruta para andar. Y tengo un grupo de ciclistas ahí en Casilda que cuando puedo, me invitan y salgo a andar con ellos. Yo no tengo problemas. Al final, soy el entrenador (de la Selección), pero no pasa nada. Incluso nos parábamos a tomar ahí una Coca-Cola en un bar, cuando se podía, lo normal…

Mirá también

-Sucede que acá estamos acostumbrados al jugador andando en auto de alta gama, con vidrios polarizados. No sería común ver en bici al DT de la Selección…

-Pero esto tiene que cambiar. Mirá, se los dijimos mil veces a los pibes y no me voy a cansar de decírselos: ellos son sólo jugadores de fútbol. El que se cree que es más que un jugador de fútbol porque la gente lo reconoce, está equivocado. No te podés creer más de lo que sos. Un ejemplo; si una persona trabaja en la construcción, vos no sos más que ella porque vos jugás al fútbol y jugás bien. No lo veo, nosotros a ellos se los dejamos claro y este grupo ha entendido ese mensaje.

Mirá también

-¿Es algo que tienen en cuenta para armar el plantel?

-Sí, a pesar de que creemos que traemos a los mejores, también miramos mucho esto. Es muy importante para un grupo, para los nuevos, para los que vienen por primera vez, que vean muchas de estas cosas. Cómo te reciben, cómo te hablan… Si ese jugador que vos veías que era un fenómeno, encima es un tipazo y alguien simple, es mejor. En mi caso, no sé si no tomo conciencia sobre el lugar donde estoy o si realmente sí lo hago, pero lo tomo natural. Decidí ser entrenador, hoy estoy en la Selección y no por eso tengo que ser más o menos que otro. Si yo me creería más que otra persona, sería totalmente estúpido y un error inigualable, que no me lo perdonaría nunca, aunque sé que no me va a pasar. Mirá, una vez acá en el predio una persona me dijo, no me lo olvido, pero para negativo: «A partir de ahora sos una de las personas más importantes de Argentina». No le dije nada, pero me pareció… no digo ridículo, pero no tenía ningún sentido. De corazón lo digo. Ser entrenador en un país futbolero, que vive por el fútbol como lo viven los argentinos, no significa que sea más que nadie. Es un error que tenemos que corregir. Y empezar por lo que tenemos que dar el ejemplo.

Más de Scaloni con Olé

Mirá también

Mirá también

Mirá también



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.