Julián Álvarez, la joya de Selección que Gallardo busca retener


Miralo al pibe ese, Álvarez. Frase hecha repetida hasta el hartazgo en la tribuna de Atlético Calchín: los más futboleros de los tres mil doscientos habitantes del pueblo imaginaban que el chiquilín -que a los dos años ya correteaba la pelota en La Planchada, esa canchita lindera con el ferrocarril- daría qué hablar. Los más optimistas incluso apostaban a que llegaría a la Selección y a que -por qué no- luciría la 10 como Germán Martellotto, calchinense presente en Wembley en 1991. Lionel Scaloni les confirmó el pleno.

Mirá también

Miralo al pibe ese, Álvarez. Que ya no es tan pibe. Es Mayor. Veintiún años. Dos y medio en Primera. Dieciséis goles. Diecisiete asistencias. Ecuación rápida: participación activa en un festejo de River cada dos partidos. Lectura fina: presencia decisiva cada 100 minutos, sin contemplar gestaciones indirectas. Julián es más hombre que Araña. «Una de las mejores apariciones de los últimos tiempos», según Fernando Batista, ex coach en la Sub 20. «Un jugador que a los entrenadores nos encanta por su calidad, generosida y picardía», según Marcelo Gallardo.

Mirá también

Por eso, que Álvarez haya sido citado para disputar la doble fecha de Eliminatorias pudo haber sorprendido a quienes sólo analizan el fútbol a nivel macro: tal y como ocurrió con Gonzalo Montiel o con Lucas Martínez Quarta, su inclusión en la lista de élite de la Argentina se dio por decantación, luego de un paulatino -pero sostenido- proceso madurativo y como reconocimiento a su peso específico para River, donde es titular y eventualmente figura aun sin jugar en su puesto natural, el de 9 moderno.

Fue parte de la campaña de publicidad de la nueva camiseta de la Selección.

Fue parte de la campaña de publicidad de la nueva camiseta de la Selección.

Mirá también

«Tengo gran debilidad por Álvarez. Es un nueve muy completo que me gusta mucho. Tranquilamente a futuro puede hacerle sombra a Lautaro en la Selección. Tiene mucho potencial para hacer una carrera», lo elogió Gonzalo Higuaín. El mundo coincide con su observación.

Porque Julián Álvarez es un futbolista a retener por Gallardo en el próximo mercado justo cuando ya hace beep en el radar de los clubes UEFA: las consultas se han multiplicado exponencialmente después de su irrupción definitiva en el equipo en 2020 -y luego de haber ingresado dos finales de Libertadores, ante Boca (2018) y Flamengo (2019). Juventus lo incluyó en una nómina de futuros talentos a seguir y Real Sociedad lo tanteó como alternativa de inversión, acaso como mínimos ejemplos. Pero el delantero que goza de su primera convocatoria de Selección entiende que sus pasos deben ser firmes, con proyección de crecimiento, a la altura de su potencial.

Mirá también

Con una rescisión valuada en € 25 millones (tiene contrato hasta diciembre de 2022), el valor de mercado de Álvarez -según el sitio especializado Transfermarkt- ha subido a 12.000.000 de euros. Y puesto que su cotización es flotante, una participación activa y en buen nivel con la Selección posiblemente incremente esas cifras. Aunque en Núñez la valoración trasciende a la moneda europea: que la firma que viste a River lo haya elegido como una de las caras de la campaña de la camiseta de los 120 años está atado en parte a esa ilusión que el (ex) juvenil generó en la gente. Y que posiblemente se nacionalice si su incursión albiceleste tiene éxito. Ya no es un chico. Es un talento de primer nivel.

De primera Selección.

Mirá también

Todos sus goles en River

Mirá también

Mirá también



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.