Goycochea y Brehme revivieron la final de Italia ’90


8 de julio de 1990. Una fecha dolorosa para el fútbol argentino, por la derrota en la final del Mundial de Italia. El recordado «hijos de p…» de Diego Maradona ante los silbidos de los italianos en Roma, la polémica actuación del mexicano Edgardo Codesal, las expulsiones de Pedro Monzón y Galgo Dezotti (primeras en una finalísima de Copa del Mundo), las protestas por la infracción no cobrada a Gabriel Calderón dentro del área alemana y, por último, el tan hablado penal de Sensini a Rudy Völler, canjeado en gol por Andreas Brehme a muy poquito para el final. Eso significó el título para los dirigidos por Franz Beckenbauer ante los de Carlos Bilardo en un partido cerrado, de pobre nivel.

Mirá también

La historia posterior es conocida: las lágrimas de Diego en pleno campo de juego, el lamento de todo un plantel argentino y los alemanes levantando la Copa, tomándose revancha de lo sucedido cuatro años antes en México. Tres décadas más trade (31 años para ser exactos), un medio alemán ( Wettbasis Sportwetten) tuvo una particular idea: llevó a Brehme al viejo estadio olímpico de Múnich y el ex lateral estuvo en comunicación con Sergio Goycochea. Verdugo y víctima reencontrándose -tecnologia mediante- para revivir aquella final.

Mirá también

Brehme en 1990.

Brehme en 1990.

Mirá también

Claro, con grato placer para el ex Inter y con sabor amargo para Goyco, de enorme Mundial en el ’90. En esa oportunidad, el 12 adivinó el lado pero no llegó a sacar el remate del teutón. No obstante, ya pasado el tiempo, le pusieron mucha onda para hablar de aquel momento. Y con una perlita: Goycochea apareció en una TV de tubo, de 14″, en medio del campo de juego del histórico escenario de Múnich (donde se jugó la final del Mundial de 1974 entre Alemania Occidental y Holanda) y con un periodista y Brehme, que intentó hablar en español, escuchando atentamente al argentino.

Mirá también

Brehme discute con Maradona.

Brehme discute con Maradona.

Mirá también

A continuación, revivimos el imperdible diálogo entre ambos.

Brehme: -¿Qué tal Sergio, cómo va? Gusto de verte.

Goyco con Brehme, 31 años después.

Goyco con Brehme, 31 años después.

Goyco: -También para mí. No el mismo placer que cuando nos enfrentamos en la final del ’90, ja.

Brehme: -Nosotros éramos mejores. Cuatro años antes, Argentina era mejor. Y qué pena lo de Diego (Maradona).

Goyco: -Sí, son cosas que tiene la vida. Un dolor muy grande. A mí me pegó fuerte.

Brehme: -Aquí en Alemania también se ha llorado a Diego. ¿Seguís trabajando en la TV?

Goyco: -Sí, trabajo en la televisión. Estudié, me recibí de periodista y trabajo hace 20 años en los medios. Si te hubiera parado el penal, no tendría que trabajar en los medios, ja-ja. ¿Sabías dónde lo ibas a tirar? Vos en esa Copa habías hecho un gol contra Holanda. Enganchaste y le pegaste con derecha para arriba al segundo palo. Normalmente, tenías las pelotas paradas Alemania. Pensé que lo ibas a patear a ese lado (ndr: derecho de Goyco) pero más arriba. Nunca pensé que iba a venir al ras del piso. ¿Siempre estuviste seguro o cambiaste?

Brehme: -No, nunca. Cuando llego a la pelota, por primera vez, miro y decido si voy a la izquierda o la derecha. ¿Si estaba asustado? No (ndr: risas), bueno un poquito ja-ja.

Goyco: -Yo miré el cartel del estadio. Iban 86 minutos. Y me puse en la cabeza que era el último penal de la serie, que iba a definir todo…

Brehme: -Fue muy difícil pero estaba seguro. Pero era díficil patear un penal con un portero como vos.

Goyco: -¿Eras el encargado de patear o cambiaron?

Brehme: -Sin ti como portero, Argentina se habría ido antes. Siempre teníamos tres o cuatro que podían patear. Eran Littbarsky, Matthäus y yo. Lothar dijo no y Beckenbauer me lo dio a mí.

Goyco: -Matthäus era más fácil que vos, ja.



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.