Gallardo y la Selección


Los argentinos caminamos todo el tiempo sobre arenas movedizas. Nada es lo que parece y cuando algo lo es, siempre tenemos a mano una operación para desconfiar de conspiraciones. Que las hay, las hay, pero donde no las hay las construimos. Entonces, a Gallardo le preguntan sobre la Selección, responde, y ya quedó apuntado como parte de una trama espuria para serrucharle el piso a Scaloni.

A favor de la teoría de la confabulación: el momento en que Gallardo habló del tema coincide con fases decisivas de una Copa América cuyo candidato principal es Brasil. También, la percepción de la inteligencia de Gallardo, su capacidad oratoria, su habilidad para argumentar y dar a entender que hay un más allá de lo que declara.

Mirá también

Y también, los embates políticos que amenazan la estabilidad de Chiqui Tapia, más las propias internas de la AFA. Scaloni viene sostenido por Tapia, y la salida de uno podría comprometer la permanencia del otro.

En contra de la teoría: Gallardo fue enfático en que le encantaría dirigir la Selección probablemente porque no lo había sido hasta ahora y flotaba en el ambiente que no le interesaba y que había rechazado ir cuando lo buscaron. Aclara que nunca lo buscaron (el propio Tapia hace dos años dijo que el DT de River había declarado “varias veces que no era su momento”).

Y habla de un futuro hipotético, atado además a que haya un proyecto concreto y gente con poder para sostenerlo en el tiempo.

Mirá también

El mayor respaldo de Scaloni: Tapia y Messi (Prensa AFA).

El mayor respaldo de Scaloni: Tapia y Messi (Prensa AFA).

Si Argentina gana la Copa, difícilmente alguien pueda mover a Scaloni de su puesto. Si no la gana, haya o no hablado Gallardo, seguro habrá un coro de reclamos de la cabeza del DT. Si eso sucede, con o sin conjuros u operetas, Gallardo será (seguirá siendo) un candidato natural.

Mientras, si Gallardo elige hablar de la Selección, se expone a todas esas interpretaciones. Y si toma prudente distancia y no habla, le van a exigir que hable.



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.