del «pasito a pasito» al valor al esfuerzo grupal


Uno más. Exitosa decantación de la alquimia táctica coloquialmente conocida como “nueva camada”. Es uno más. Y siendo uno más paradójicamente es único. Leo Messi no es el del Barcelona. Es sólo nuestro. Incluso burocráticamente. Argentinidad al palo.

Uno más. Progreso casi completo para ser O Rei en Brasil. 76 de 77. A un golcito de Pelé quedó después de ese tiro libre que marcó exactas diferencias con Ecuador: tres a cero. Pero, ¿de qué vale un récord? “Los logros individuales son secundarios”, dice el hombre del brazalete quien, desde su rol de Selección, felicitó a su equipo “por el trabajo que está haciendo, estamos hace mucho lejos de nuestras casas, fuimos la única selección que nunca rompió la burbuja”. Subliminalmente, un mensaje: esto tiene valor, muchachos.

Uno más. Semifinales, modo on: Messi tuvo que ver para switchear esa nueva fase en esta Copa América 21. En su propia metamorfosis kafkiana, convirtiéndose en un playmaker con menos vértigo físico y mayor intelecto táctico, trazó dos asistencias con la misma pericia la breve parábola de su golazo.

Un pase no-look para De Paul en el primero (aunque seguro lo había visto) y un toque sublime para que Lautaro marcara el segundo. Mereció un bonus track: ese remate cruzado post fallida salida ecuatoriana que terminó dando en el palo izquierdo de Galíndez.

“Era un partido muy duro. Sabíamos de la dificultad de Ecuador. Este era uno de los grandes objetivos: estar entre los cuatro», valoró. «Ahora tocará un rival difícil. Hay que ir con tranquilidad y pensar con Colombia. Hay que ir pasito a pasito y esperemos poder llegar a esa preciada final”, pidió desde su pacífica y mesurada sabiduría. Uno más. Y luego otro. Y que sea nuestra.

También usó las redes para expresar su alegría: «Un paso más cerca del objetivo», escribió en Instagram.

MÁS FRASES DE MESSI

El análisis del partido: «Creo que fue peleado hasta que encontramos el gol. Se enredó, el árbitro hizo que fuera de esa manera. Y luego llegaron los otros dos goles. Fue un pasito más”.

El estado del campo: «Intentamos jugar. A veces no se puede porque el rival presiona, juega, y la cancha tampoco ayuda mucho. Están bastante mal, al que intenta jugar, se le complica más. Pero lo importante es que sacamos adelante un partido importante que sabíamos que iba a ser difícil”

El partido de semifinales: “Era uno de los objetivos estar entre los cuatro. Sabíamos que nos iba a tocar un rival difícil. Son grandísimas selecciones acostumbradas a estar en estas instancias. Ahora a descansar, tenemos un viaje a Brasilia y a recuperar”.



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.