del «dale Beto querido» al Presidente a las bromas en el avión a Dibu


Alejandro Gómez vive como baila. Es decir, con una sonrisa. Y eso se nota todavía mucho más después de una noche de gloria. El Papu Gómez, que estuvo en el banco la histórica final ante Brasil, fue uno de los encargados de la diversión en el vestuario argentino del Maracaná. La alegría nao tem fin, claro. Papu continuó en ese mismo estado de felicidad absoluta durante el domingo. Lo compartió a través de sus redes…    

Mirá también

Primero, con su característica espontaneidad, comentó un posteo de Alberto Fernández, quien felicitó a la Selección por el título. «Daleeeee Beto querido», le escribió el futbolista del Sevilla al presidente de la Argentina.

Mirá también

¿Qué había escrito Alberto Fernández? «Quiero felicitar y abrazar a nuestro inmenso plantel por llevar al país a lo más alto. El pueblo argentino siempre recordará que, en tiempo de dolor, sembraron la ilusión y nos dieron una enorme alegría. ¡VAMOS ARGENTINA! Orgullo».

Mirá también

Luego de ser parte de la emotiva caravana de regreso al predio de la AFA, Papu emprendió un vuelo de regreso a Europa para sumarse al Sevilla. Desde el avión bromeó y ensalzó a Dibu Martínez.

Mirá también

«Mi único héroe en este lío», publicó junto a una foto de Emiliano Martínez, el arquero que la rompió en los encuentros decisivo de la Copa América. «El chabón viaja como se le canta», continuó con otra postal de Dibu con las piernas estiradas.

Mirá también

Ya más serio, el Papu también compartió una frase sobre la importante de este día histórico: «11 de julio. Hoy siente orgullo de ti mismo por todo lo que has pasado estos últimos meses. Por todas esas batallas silenciosas que luchaste, los momentos de completa debilidad que superaste, por las heridas del alma que sanaste y esas lágrimas que secaste. Siente orgullo y celebra tu fuerza».

Los videos de la fiesta

La fiesta argentina en Ezeiza

Después de la histórica consagración en la Copa América ante Brasil y en el Maracaná, y luego de un demorado regreso, la Selección se subió al avión y, luego de casi tres horas de viaje, aterrizó en Argentina a las 8.43 de la mañana. Emoción pura en el arribo de un equipo que por fin pudo cortar la racha de 28 años sin títulos de la mayor.

Con una multitud esperando desde temprano fuera del aeropuerto y en la puerta del predio de Ezeiza, el plantel se dividió en dos micros ploteados exclusivamente para la ocasión y partieron directamente rumbo al predio. El viaje, que en una situación normal no suele durar más de cinco minutos, se extendió durante más de media hora por la gran cantidad de gente que se acercó para recibir a Leo Messi y compañía.

Si bien inicialmente estaba previsto que los campeones desfilen en un micro por la 9 de julio, finalmente las autoridades decidieron no realizarlo para evitar más concentraciones masivas de público en este contexto sanitario para respetar la burbuja sanitaria de grupo.

Luego los jugadores,cerca del mediodía dejaron el predio de la AFA de a uno para poder reencontrarse con sus familias y poder regresar cada uno a sus clubes. El Papu fue rumbo a España.

La fiesta antes de salir para Buenos Aires

Alegría não tem fim. Y sino preguntale a la Selección, que ni el retraso del avión que los iba a traer rumbo a Argentina pudo frenar los festejos. Y la prueba la compartió el mismísimo Rodrigo De Paul, que después de lo que corrió en la final frente a Brasil, de la entrega y el sacrificio en los 90 minutos, encima nos regaló unos segunditos de la intimidad del plantel arriba del avión



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.