De pedirle una foto a Messi hace diez años a compartir cancha


Julián Álvarez debería reactivar el Ten Years Challenge: como pocos, el delantero de River puede unir los dos extremos de su segunda década de vida con dos fotos con rigor histórico. Porque en su convocatoria bautismo a la Selección, el juvenil de 21 años consiguió otra pic su ídolo, Lionel Messi, al que hace exactamente diez años -previo a una Copa América, ¿les suena?- le había pedido una selfie.

Así como Julián debió recorrer algunos kilómetros menos de los que transita habitualmente hasta el River Camp para conseguir su tercera imagen junto a Messi -fue en el Complejo de Entrenamientos de la AFA en Ezeiza- para tomarse la que hasta hace muy poquito era una foto familiar sagrada Álvarez debió sentarse una hora y media en el asiento trasero del coche de Gustavo, su papá.

Junto con sus dos hermanos mayores, Rafael y Agustín, Julián hizo el recorrido entre Calchín, su pueblo natal, y el Orfeo de Córdoba: fueron 123 kilómetros de ansiedad hasta encontrarse con un invitado del hotel que sirvió como salvoconducto para conseguir un ingreso.

Julián (a la izquierda) junto a sus dos hermanos (Rafael y Agustín) y a Messi, previo a la Copa América 2011.

Julián (a la izquierda) junto a sus dos hermanos (Rafael y Agustín) y a Messi, previo a la Copa América 2011.

Logrado el acceso, algo que no resultó sencillo producto de las extremas medidas de seguridad que suelen tomarse para la custodia del seleccionado argentino (en aquel momento todavía dirigido por Sergio Batista), fue cuestión de tiempo para que Pululo -como conocen a Gustavo-, Julián, Rafa y Agustín se encontraran con Messi: padre y hermanos lo interceptaron cuando se dirigía al comedor, y lograron una selfie histórica.

Pero no fue el único souvenir made in Leo que la familia Álvarez se trajo de Córdoba capital: el astro del Barcelona -todavía sin barba- les firmaría las camisetas de la Selección a los calchinenses.

Un saludo en ruso

El tiempo, como la pelota en las canchas europeas, pasó rápido. Aquel Julián Álvarez que sorprendía a los lugareños con su talento en el Atlético Calchín con su fútbol y que ya había tenido pruebas en varios clubes de Buenos Aires, de su provincia e incluso en el Real Madrid (apenas jugó un torneo y volvió a Córdoba), se transformó en un jugador de élite.

JULIAN ALVAREZ JUGADOR DE RIVER CON MESSI
INSTAGRAM JULIAN ALVAREZ

JULIAN ALVAREZ JUGADOR DE RIVER CON MESSI
INSTAGRAM JULIAN ALVAREZ

Luego de pasar la prueba en River a los 15 años, el 20 de enero de 2016 quedó definitivamente y se hospedó en la pensión. Se despidió de sus compañeros del Rivera Indarte de Calchín, donde había cursado los primeros años de la secundaria, y se incorporó al Instituto River. Y a sus Inferiores.

Y creció. Y demostró su talento en el Camp, lo que lo convirtió en una fija en las Juveniles de AFA: en 2018 fue elegido como sparring para viajar a Rusia junto a los futbolistas de la Selección que dirigía Jorge Sampaoli. Fue, para Álvarez, la posibilidad de mostrarse. Y de tomarse su segunda foto con Leo Messi antes de iniciar una práctica en Bronnitsy.

Julián Álvarez y Messi en la práctica de la Selección Argentina.

Julián Álvarez y Messi en la práctica de la Selección Argentina.

Tres meses después de aquella experiencia a las afueras de Moscú, Julián Álvarez debutó en River el 27 de octubre de 2018. Y paulatinamente fue ganándose un lugar hasta convertirse en titular: 16 goles, 17 asistencias y un ticket otra vez a Ezeiza. Esta vez, como Mayor. Y en la previa de una Copa América…

Y entonces, el cierre de su década quedó registrado por el fotógrafo de la Selección Argentina. Julián, de pechera amarilla. Leo, con vestimenta titular. Ambos, corriendo detrás de la misma pelota. Juntos, como en aquella tardecita en el Orfeo en el que se dio una imagen para el recuerdo. Y para ganar el Ten Years Challenge por afano.

Mirá también

Mirá también



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.