Brasil está agrandadinho


«Especialmente quiero decirle al presidente de Argentina que la única rivalidad entre nosotros va a pasar el próximo sábado (mañana), en el Maracaná. Y yo voy a adelantar el resultado: 5 a 0, levanto la mano y digo 5 a 0. Pero pasado esto, estimado Fernández, sepa que siempre voy a querer lo mejor para Argentina”.

La frase socarrona de Jair Bolsonaro, mostrando los cinco dedos, resonó de manera descolgada en la videoconferencia de la cumbre del Mercosur. Apuntando directamente hacia Alberto Fernández, el polémico presidente de Brasil chicaneó a su par con una goleada…

Mirá también

Aunque haya brasileños que hinchen por Messi, y que eso provoque el enojo -con razón- de Neymar, hacen bien en agrandarse. Argumentos les sobran: nunca perdieron una final como locales, ligaron un árbitro que indirectamente ya los favoreció, hace tres años que están invictos por los puntos, ansían regalarle a Ney un título… Listo: en Brasil ya se creen campeones..

Mirá también

Sin dudas que el Scratch era el favorito a ganar la Copa América y lo sigue siendo ahora, por más que enfrente a la poderosa Argentina que se ilusiona con levantar un trofeo después de 28 años. Es que al Scratch le va bien jugando finales contra la celeste y blanca: vencieron en Lima por penales en la Copa América 2004 -Bielsa era el DT-; repitieron la vuelta olímpica en la Copa Confederaciones 2005 en Alemania, con una goleada 4-1, con Pekerman al mando; volvieron a consagrarse en Venezuela 2007, con un contundente 3-0, contra el equipo de Basile; y hace dos años, con un polémico arbitraje (VAR mediante), la selección de Tite festejó un 2-0 en semis contra el equipo de Scaloni.

Mirá también

Ellos, que son los pentacampeones del mundo, también tienen una envidiable racha en finales. Mientras en Argentina nos lamentamos por las definiciones perdidas (van seis en fila, entre Copas América 2004, 07, 15 y 16, Confederaciones 2005, más el Mundial 2014), Brasil celebró en las últimas siete que disputó.

Mirá también

La serie comenzó en el Mundial 2002 (2-0 a Alemania), siguió en la ya mencionada Copa América 2004 (2-2 y 4-2 en los penales), Confederaciones 2005 y CA 2007. Luego volvieron a celebrar en las Confederaciones 2009 (2-1 a Estados Unidos en Sudáfrica) y en la 2013, como locales, con un 3-0 a España (único título de Neymar a nivel mayores). Y ya la última, la Copa América 2019, con un 3-1 a Perú.

El trofeo que se llevará el ganador de la Copa América.

El trofeo que se llevará el ganador de la Copa América.

Esta conquista fue la única con Tite, en un proceso que acaba de cumplir cinco años y que contempla apenas cuatro derrotas. Dos contra Argentina, la última en un amistoso en 2019 en Arabia, tras el cual no volvieron a perder: llevan 12 triunfos y un empate (el reciente 1-1 ante Ecuador), de los cuales seis son por unas Eliminatorias para Qatar 2022 que los tiene como cómodos líderes. Es más, por los puntos no caen desde que Bélgica los sacó en cuartos de final de Rusia 2018.

Mirá también

¿Será por eso que se sienten tan confiados también para declarar? Primero fue Neymar, quien recién clasificado para el duelo de mañana eligió rival y resultado, sin dudar: “Tengo muchos amigos en Argentina, quiero la final contra Argentina. Y va a ganar Brasil”. Para el 10 brasileño esta Copa es una revancha personal tras faltar en 2019 por lesión.

Mirá también

En esa tónica, Richarlison, con muchos menos pergaminos que el amigo de Messi, no titubeó: “Sabemos lo difícil que es enfrentar a Argentina, no sólo ahora, viene del pasado. Sabemos a lo que nos vamos a enfrentar en el Maracaná el sábado, sabemos lo difícil que será, pero vamos a ser campeones”.

Mirá también

Esta Copa América se iba a jugar en la Argentina y definir en Colombia. Al final la organizó Brasil, que ganó las anteriores cinco ediciones en las que fue anfitrión. Y parece que sienten que ya tienen la copa en el Bolso…

El video de Bolsonaro

Las dudas en la formación

Ya es casi una costumbre, al menos de cuartos de final en adelante, que Lionel Scaloni no tenga definido el 11 de la Selección.

Las incógnitas en el lateral izquierdo y el volante central, de hecho, ya no llaman la atención de nada: la eterna disputa entre Nicolás Tagliafico y el Huevo Acuña por un lado y la de Leandro Paredes y Guido Rodríguez por el otro son una constante en Argentina. Pero a estas dos situaciones ahora se le sumó una tercera: los problemas que tuvo Nahuel Molina para marcar a Luis Díaz en el lateral derecho se hicieron carne en Scaloni, quien a un día de la gran final analiza seriamente devolverle la titularidad a Gonzalo Montiel.



Tomado de Olé – Selección

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.