Axel Kicillof: “La novedad de la pandemia es que reapareció una oposición salvaje”


En una dura crítica a los dirigentes políticos que están alejados del Frente de Todos, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, fue contundente: “La gran novedad en la administración de la pandemia es la reaparición de una oposición salvaje. Hay un sector que dice a todo que no y lo boicotea abiertamente”. Entonces, fue más allá: “Es muy difícil tomar decisiones en el marco de una sociedad que ya tenía divisiones, cuando hay una parte de la oposición que trata de profundizarlas. En medio de una emergencia, no contar con la colaboración de una fuerza opositora que tiene tanta relevancia, la verdad es que complica todo”.

A días de que se anuncien las nuevas medidas para combatir el avance del coronavirus, Kicillof resaltó el espíritu de lo que está discutiendo con su equipo, lo cual se resume en una frase: “Evidentemente, cuando aumentan los casos, hay que limitar los contactos”. Entonces, aclaró que eso depende de conductas individuales, personales y privadas, pero también de otras actividades públicas: “Lo que nunca fue peligroso, se ha vuelto peligroso con el virus”.

El mandatario provincial destacó que “un cierre fuerte por un tiempo limitado te permite una baja más fuerte de contagios, y eso es obvio y evidente, pero también tiene efectos en la esfera económica y social. Siempre hemos tratado de incurrir en los menores costos posibles, por el menor costo posible”.

En ese sentido, al conversar con IP Noticias, se refirió a la disputa por la presencialidad en las escuelas, y aclaró que, desde su administración, “no se la agarran” contra una actividad en concreto. “Decían ‘no hay clases presenciales en la provincia’, y eso no es verdad. En la provincia tenemos 135 municipios y, hasta hace poco, 100 de ellos tenían clases presenciales porque allí no habían contagios”.

Por el contrario, cuestionó: “El gobierno de la provincia de Buenos Aires encontró a las escuelas devastadas, rotas y abandonadas. Venimos de un gobierno, que fue el de Macri y Vidal, que se la agarró contra la educación pública, la ahorcó y la asfixió todo lo que pudo. Es muy difícil decirle a este gobierno que no nos interesa la educación, cuando hemos invertido y generado todos los instrumentos pedagógicos, incluso en pandemia, para poder continuar con la enseñanza, aún con el virus. No es cuestión de qué te gusta o qué te interesa, es una cuestión de que en medio de la crisis sanitaria más grave de la que tengamos memoria hay cosas que se pueden y otras que no se pueden hacer”.

Al decir esto, apuntó directamente contra la gestión de Horacio Rodríguez Larreta: “El gobierno de la ciudad de Buenos Aires decidió desconocer una ley, como es un DNU, para hacer política con la pandemia. Me parece que ese es el error más grande que tenemos. Y limita porque, obviamente, en la provincia bajaron más rápidamente los contagios, pero la situación sanitaria depende de muchos factores y es conveniente tomar medidas coordinadamente en el AMBA”. De hecho, más adelante, subrayó que el estado del sistema de salud es muy crítico, y lanzó: “Cuando se le acaban las camas a la Ciudad, la Provincia recibe, tanto en el sistema privado como en el público”.

Según resaltó Kicillof, “hay que acompañar al Presidente que es el que ha votado la gran mayoría de los argentinos y es el que está a cargo de la dirección de esta emergencia”. Para él, ese debería ser siempre “el punto de partido” y, por ello, señaló que él apoyará las decisiones que tome el Ejecutivo respecto de la continuidad del fútbol, la Copa América y aquellos temas “sensibles”.

Sumado a esto, Kicillof resaltó que, en su gira por Europa, Alberto Fernández le envió algunas imágenes que reflejan cómo están las grandes ciudades del viejo continente. “No vuela una mosca”, enfatizó el economista.

Para él, la situación en la Argentina se agravó por la sumatoria de tres variables: la segunda ola, las nuevas cepas y el clima. “Desde la Provincia lo venimos advirtiendo, al principio en soledad. No lo digo con respecto al gobierno nacional, que obviamente siempre acompaña estas cosas y que tiene un diagnóstico parecido, pero sí con respecto a otras jurisdicciones”, manifestó. Además, el gobernador remarcó que era previsible que eso ocurriera al observar lo que sucedía en la región: “En un momento la Argentina era una especie de isla, con todos los países que nos circundan detonados de coronavirus; y la Argentina, no”.

Luego, al hablar sobre la vacunación, Kicillof evaluó: “Va marchando rápido. Nos permite proteger al segmento de la población que más sufrió la primera ola, pero con tantos contagios obviamente [el virus] afecta a segmentos de edad a los que antes no llegaba en términos cuantitativos”.

En este contexto, el gobernador analizó el impacto de las restricciones impuestas y destacó que, principalmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), eso permitió poner fin al crecimiento exponencial de casos y que se “estanquen” los contagios. “Incluso empezaron a reducir un poco, y eso es un gran avance porque sino en la provincia de Buenos Aires hubiéramos llegado a los 24 mil casos”.

En otro tramo de la entrevista, y consultado por la situación de Elisa Carrió quien contó en TN que dejó pasar su turno en la vacunación porque no quería darse la Sputnik, Kicillof dijo: “No se cómo supo cuál era porque cuando te dan el turno no te dicen de qué vacuna es; eso te lo solés enterar en el vacunatorio. ¿Una segunda oportunidad? Se la daríamos, sí, yo estoy dispuesto, por supuesto”. Y entre risas siguió: “Es raro. Es la primera noticia que tengo de alguien que tenga vacuna, pero como es voluntario siempre se puede decir que no. Ya me tiene un poco mareado porque empezó diciendo que era veneno, después que no, que sí. Es un acto voluntario y solidario”.

Kicillof también apoyó la decisión del gobierno nacional de suspender 30 días las exportaciones de carne vacuna y consideró que se trata de una medida “para reordenar el sector y que abastezca el mercado interno a precios razonables y rentables”.

Así, sostuvo: ”Lo que no podemos hacer es que la carne, que es un bien que se produce en la Argentina, se vuelva inaccesible para los argentinos. Tiene que tener precios razonables y rentables, pero no estamos en condiciones de que alguien tenga ganancias extraordinarias en una pandemia”. Y lanzó: “No estamos en condiciones de que alguien tenga ganancias extraordinarias”.

En declaraciones al canal IP, el gobernador aseguró que el presidente Alberto Fernández “identificó el mercado de la carne como que había que armonizarlo de otra manera y es lo mínimo e indispensable que se espera de un gobierno”.

”Primero, hay que abastecer al mercado interno y que el resto se exporte”, consideró y advirtió que la carne debe llegar a las góndolas a “precios razonables. pero con rentabilidad para el sector”. De esta manera agregó que, si bien “se abrió el mercado de China que no tiene fondo por lo inmenso, todo no se puede exportar”.

Con información de Télam

LA NACION

Conocé The Trust Project



Tomado de LA NACION

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.